El Gobierno nacional entregó 231.74 toneladas de ayuda humanitaria por Bs 2,3 millones a las familias de los municipios afectados por las inundaciones a escala nacional, informó el viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes.

Toda esta ayuda humanitaria fue acopiada por el Órgano Ejecutivo, incluidas las empresas y entidades descentralizadas con el fin de superar las trabas burocráticas que habrían retrasado la atención a las familias afectadas.

“A la cabeza del Ministerio de la Presidencia se han entregado 59.73 toneladas de ayuda humanitaria, con una inversión aproximada de 1.070.000 bolivianos y el Viceministerio de Defensa Civil ha entregado 172 toneladas de ayuda humanitaria con una inversión de más de 1.275.000 bolivianos, si sumamos ambas, se han entregado 231.74 toneladas de ayuda humanitaria con una inversión de 2.346.557 bolivianos”, explicó en entrevista con el canal estatal Bolivia Tv.

De acuerdo con los datos del Viceministerio de Defensa Civil, los nueve departamentos del país están afectados por las intensas lluvias desde inicios de año, pero en diferente dimensión.

Pando, por ejemplo, se declaró en desastre departamental, por las inundaciones en municipios como Cobija.

En Pando son 18 municipios declarados en desastre municipal y 10 en emergencia municipal. A escala nacional son 109 los municipios afectados en distinto grado.

“Son 443 comunidades, 26.729 familias afectadas, 9.426 familias damnificadas, en total hacen 36.155; asimismo, tenemos 483 viviendas afectadas y 842 viviendas completamente destruidas, 43 personas fallecidas, dos personas desaparecidas y 5.542 familias que han sido evacuadas por distintos medios terrestres aéreos y fluviales”, precisó.

Para atender esta emergencia, el Gobierno nacional movilizó al Comando Conjunto a 20 municipios con 2.163 militares: el Ejército movilizo 10 unidades, la Fuerza Aérea 10 unidades y la Armada Boliviana 12 unidades.

Se ejecutaron 20 operaciones: seis terrestres, seis aéreas y ocho fluviales. Se instalaron nueve albergues, principalmente en el municipio de Cobija, que fue inundado por el desborde del río Acre.

Si bien las aguas en Cobija empezaron a descender, para que las familias retornen a sus hogares se debe rehabilitar las casas, como también pasó en Colcha K, en Potosí, y también en Sacaba, Cochabamba.

Calvimontes recordó que son 842 viviendas completamente destruidas y lo que la norma establece es que el Estado debe realizar la reposición.

“Aquí es claro, el Gobierno nacional, el gobierno departamental y gobierno municipal deben unir sus esfuerzos para darles, a las familias que lo han perdido todo, cierta tranquilidad y condiciones para que puedan retornar la vida normal”, indicó.

Por otro lado, instó a tomar en serio las alertas del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) porque “estamos entrando en un periodo crítico en la zona del oriente boliviano y la Amazonia”.

“En esta primera etapa el golpe fue en la zona de los valles y el altiplano, ahora se está trasladando hacia la zona de la Amazonia y del oriente boliviano y tenemos que empezar a tener cuidado todos”, reflexionó.

Informó que el Senamhi emitió la alerta roja para los departamentos de La Paz y Pando hasta el 13 de marzo.

En el caso del departamento de La Paz alcanza a 21 municipios y en Pando a los municipios de Cobija, Porvenir y Bolpebra.

A escala nacional, 288 municipios están con alerta naranja.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com