En el primer trimestre del año, el Ministerio de Salud evitó el brote de enfermedades, como el sarampión, y controló el dengue y el oropuochue, entre otros virus, gracias a una rigurosa vigilancia genómica y epidemiológica y la ejecución de acciones e intervenciones oportunas.

“La Organización Mundial de la Salud hace varios meses informa que se presentará un nuevo virus, una nueva enfermedad X que podría afectar la salud de la población, y ante esto, Bolivia implementa una red de vigilancia genómica”, informó la ministra de Salud, Maria Renée Castro, en la Audiencia de Rendición Pública de Cuentas Inicial 2024 en Sucre.

La red de vigilancia genómica ayuda a los científicos bolivianos a entender, descifrar y describir el material genético de un virus, lo que permite conocer si las pruebas de diagnóstico que están en el mercado sirven, si las terapias antivirales continúan funcionando y si las vacunas que se desarrollan están vigentes ante una nueva variante.

“Hemos trabajado para que la red de vigilancia genómica se mantenga en nuestro país, es altamente costosa y la estamos implementando para VIH, la estamos utilizando para el tema de influenza”, informó Castro.

Además, explicó que esta vigilancia genómica es el primer paso para enfrentar la próxima pandemia.

Gracias a esta vigilancia genómica y control epidemiológico permanente se ejecutaron acciones oportunas para enfrentar diferentes enfermedades.

En la lucha contra el sarampión, tras detectar un caso en Bermejo, Tarija, se movilizaron más de 1.000 brigadas de vacunación compuestos por personal experimentado en el municipio y también en la ciudad de El Alto. Se vacunó a 3.219 niños y niñas, lo que ayudó a evitar la propagación del sarampión.

Otra enfermedad controlada mediante la vacuna es la Covid-19. El Gobierno dispuso para la población las dosis gratuitas del biológico en todos los centros de salud del país y a la fecha se aplicaron 23.300 dosis a niñas y niños de 5 a 11 años, y 192.880 a los mayores de 12 años en adelante.

En la lucha contra las enfermedades transmitidas por mosquitos como dengue, chikungunya y zika se ejecutaron acciones preventivas y de control en regiones con brotes activos, en colaboración con autoridades locales.

También se estableció una Red Nacional de Expertos Clínicos para el seguimiento a pacientes en áreas de alto riesgo. Con las Organizaciones Territoriales de Base (OTBs), gremios y transportistas se activaron tareas de eliminación de criaderos de mosquitos mediante la dotación de larvicidas biológicos y otros insumos.

Se desplazaron 20 máquinas y 21 técnicos para la fumigación de 11.281 viviendas y se instalaron ovitrampas para la vigilancia entomológica del mosquito Aedes aegypti, transmisor de los virus.

Se respondió a los brotes de dengue en siete municipios: Caranavi, La Asunta, Chulumani, Yanacachi e Irupana en el departamento de La Paz; Entre Ríos, Chimoré, Puerto Villarroel en el Trópico de Cochabamba; Cobija en Pando; Cercado y Yacuiba en Tarija.

Además, las acciones permitieron la vigilancia y el control del oropouche. Según datos de Salud, desde enero hasta abril, se reportaron 196 casos, de los cuales 57 se dieron en Beni, 10 en Pando y 129 en La Paz.

En lo que va del año se reportaron 10 casos de rabia canina. Son 7 en Cochabamba, 2 en Chuquisaca y 1 en Potosí. Hasta la fecha solo se notificó un caso de rabia humana en el municipio de Quillacollo, en Cochabamba.

Castro explicó que se efectuó el control del foco de infección con rastrillaje y vacunación de perros, captación de sospechosos con síntomas para las muestras en laboratorios y de personas en riesgo al virus rábico para la profilaxis antirrábica humana.

Vía BI

NOTICIA DESTACADASALUD

COMPARTIR

NOTICIA PREVIA

Educación otorga certificados de competencias a 272 trabajadores del municipio de Viacha

NOTICIA SIGUIENTE

La cinta Irregular se estrenará en la muestra de cine Eurocine

NOTICIAS

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com