Instituciones inician trabajos de recojo de escombros, tras inundación histórica en el municipio. Vecinos vuelven a sus hogares para recuperar algunas de sus pertenencias y volver a empezar

—————-

Distintas instituciones públicas, privadas y la población del municipio de Cobija iniciaron las tareas de limpieza después de la inundación que alcanzó los 17 metros de desborde, nivel que sobrepaso los 15 metros registrados en la anterior inundación (2015) en el Municipio de Cobija capital del Departamento Pando el pasado mes.

Botas de goma, escobas, baldes de agua y machetes son los instrumentos que usan para empezar la limpieza con la precaución de encontrar animales silvestres de la región (Víboras, tarántulas, capibara, lagartos, entre otros) recuperar muebles; varias familias que se encuentran en albergues iniciaron trabajos de limpieza en sus domicilios;  la ayuda de instituciones se volvió primordial para las familias afectadas que con tristeza recogen sus pertenencias debajo del lodo que trajo el desborde del Rio Acre.

 “El río nos tapó totalmente la casa, pudimos sacar solamente la mitad de nuestras cosas, el resto ya está perdido no sé dónde voy a vivir con mis tres niños y mi esposo” indicó la señora María Isabel Velasco Velarde, afectada del Barrio Mapajo.

Los problemas en la salud también son una preocupación debido a las aguas servidas de los pozos sépticos que traen consigo enfermedades como el Dengue, infecciones respiratorias agudas y enfermedades de la piel por lo que aún persiste debido a los trabajos de limpiezas de los domicilios, calles y lugares públicos que han sido afectados.

“Estamos recogiendo escombros, ayudando en la limpieza, acondicionamiento en los diferentes domicilios, realizamos la fumigación, desinfección y control de vectores con más de un centenar de funcionarios, utilizando maquinarias (volquetas, retroexcavadoras), equipos de fumigación controlados por especialistas”, refirió Erick Mollinedo Director de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC).

Las lluvias intensas ocasionaron el desborde del Rio Acre y afluentes que nacen en el vecino país del Perú que azotaron el casco viejo de la capital, donde se registraron daños de viviendas, unidades educativas, centros de salud y vías de comunicación.

Debido a la emergencia por el desborde del Rio Acre, el municipio de Cobija el pasado 29 de febrero fue declarado “Zona de desastre” ante la vulnerabilidad de recursos económico de la alcaldía para afrontar el desastre natural. “Cobija no puede seguir viviendo con el nivel económico tan bajo, necesitamos el apoyo de las autoridades nacionales para cubrir la declaratoria y ayudar a las familias afectadas” explicó la autoridad municipal.

“Actualmente, en los siete albergues habilitados, se encuentran alrededor de 1.300 familias afectadas ante este hecho inédito, en el que no se lamentó ninguna pérdida humana. Debemos ponderar la solidaridad del Pueblo pandino, apoyando en el traslado de pertenencias, auxiliando a los que quedaron atrapados, pusieron barcos, vehículos que como municipio nosotros no abastecíamos; nos sentíamos impotentes, ante la naturaleza no se puede hacer nada” relató Ana Lucia Reis Melena, Alcaldesa de Cobija a dos semanas de los trabajos pos inundación.

Una particularidad de esta inundación fue la organización de brigadas de voluntarios a la cabeza de la asociación protectora de animales Pando (APA), para el rescate de más de 300 animales, APA está distribuyendo por día casi 200 kilos de ración (alimento canino y felino) para las mascotas que se encuentran en albergues y en casas de amistades. Según los datos del Representante de la asociación, Diego Melena Zabala.

Fueron 20 los barrios afectados por este desastre, lo que mostró la falta de un plan de contingencia para este tipo de desastres que son recurrentes en la región.

Pese a la mala experiencia de gestiones pasadas, los vecinos manifestaron que no hay trabajos de mantenimiento y de prevención, lo que determina volver a sufrir por las inundaciones.

——————

Para damnificados de Pando

Policía envía alrededor de cuatro toneladas de ayuda humanitaria

Tras una campaña de recolección de víveres en la capital cruceña, el Comando de la Policía de Santa Cruz envío alrededor de cuatro toneladas de ayuda humanitaria para las familias que fueron afectadas por las lluvias e inundaciones en Pando.

“El Comando con la ayuda de personas civiles, organizaciones, recolectó víveres no perecederos y ahora estamos llevando de tres a cuatro toneladas de ayuda humanitaria para las familias que están damnificadas en Pando”, informó el comandante departamental de Santa Cruz, coronel Erick Holguín.

En esta primera fase se gestionó el apoyo de un avión Hércules para hacer el traslado de las vituallas y alimentos no perecederos que se recolectaron.

Holguín señaló que esta ayuda no resolverá la situación por la que atraviesan aquellas familias que perdieron sus pertenencias, pero servirá para paliar sus principales necesidades; asimismo, destacó la solidaridad de los ciudadanos cruceños y anunció un segundo envío.

En días pasados, la Asociación de Municipalidades de Pando (Amdepando) informó que Cobija, Filadelfia, Porvenir, Bella Flor, San Pedro e Ingavi son los municipios afectados por las inundaciones, producto del desborde de ríos, por las persistentes lluvias en esa región.

——————

En la amazonia activan la vigilancia

Disponen cumplimiento de esquema de vacunación ante caso de sarampión

El Servicio Departamental de Salud de Pando instruirá a los centros de salud efectuar una vigilancia epidemiológica activa de casos de sarampión y el control riguroso de los esquemas de vacunación regular, para garantizar la inmunización de los menores de cinco años, informó el responsable de Epidemiología, Roberto Suárez.

“Se fortalecerá la vigilancia epidemiológica y vamos a sacar un instructivo para los centros de salud y el control de carnets de vacunación para verificar si están al día o no en sus vacunas”, explicó.

El Ministerio de Salud y Deportes y los Servicios Departamentales de Salud (Sedes) firmaron un inédito compromiso para avanzar de forma urgente en completar los esquemas de vacunación en busca de controlar y mitigar la propagación de enfermedades prevenibles por vacuna, como el brote de sarampión en Bermejo, Tarija.
Suárez instó a los padres de familia a llevar a los infantes a recibir su vacuna SRP contra el sarampión, rubéola y parotiditis.

El sarampión es una de las enfermedades más contagiosas y si se presenta un caso positivo en un hogar, lo más probable es que todos se contagiarán, incluidos adultos que no recibieron la vacuna.

Bolivia confirmó el primer caso de sarampión el 23 de febrero. Se trata de una niña de 7 años y 6 meses de edad, residente de Bermejo, que estuvo de visita en la ciudad de El Alto, en La Paz. En ambas regiones se activó el bloqueo de transmisión de la enfermedad y de vacunación con equipos de respuesta rápida.

Además, el 31 de enero, el Ministerio de Salud emitió una alerta epidemiológica, instando a la población a llevar a sus niños al establecimiento de salud más cercano, para que reciban la vacuna SRP ante el alto riesgo de importación de casos de sarampión registrados en países de la región.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com