El ejecutivo de la Confederación Sindical de Choferes de Bolivia, Lucio Gómez, denunció este miércoles que al momento existen 1.550 camiones cisterna parados en Chile, Perú, Paraguay y Argentina a la espera de cargar combustible para luego internar a territorio nacional.

Lamentó que las empresas de transporte de carburantes, principalmente Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) envíen a los transportistas a esos países a recoger el diésel y la gasolina a sabiendas de que no existe la autorización para el carguío.

“En Chile, Arica, tenemos 400 cisternas, en Perú, Mollendo 450, en Paraguay 350, Argentina 350 (…) Por qué han mandado a esos conductores a sabiendas de que todavía no van a cargar y están parados allá, y van a hacer sufrir”, informó el dirigente de los choferes en conferencia de prensa.

También denunció que existen otras 100 cisternas que están en Villamontes, Tarija, frontera con Argentina a la espera de ingresar al país vecino para cargar combustible.

Indicó que se solicitó un informe a YPFB para que indique qué empresas envían a los conductores a los países vecinos a recoger los carburantes sin viáticos donde los transportistas van a pasar frío y hambre.

“Decimos a la empresa, particularmente a Yacimientos, que nos digan cuales son las empresas autorizadas para importar este combustible, pero lamentablemente hasta la fecha no nos hacen conocer para que nosotros digamos públicamente estas empresas son las que han mandado al exterior para que sufran”, reprochó.

Logística

El gerente de Comercialización de YPFB, Félix Cruz, dijo el martes que las filas de cisternas, en Bolivia y otras naciones, esperando cargar combustible para distribuirlo en el país, son normales. Atribuyó las colas a la gran logística que se debe realizar ante la cantidad de carburantes que se importa.

“La cantidad de cisternas esperando en plantas es normal. Como tenemos volúmenes altos, un 80% del diésel que requiere nuestro país es importado, se necesita una logística más grande de lo normal”, explicó Cruz.

En los últimos días, choferes de cisternas se quejaron de que nuevamente realizan largas filas en plantas de Paraguay y Chile para cargar el combustible de importación para Bolivia. Similar panorama se vio en los alrededores de la planta de Palmasola, en Santa Cruz.

“Son miles de cisternas en circulación y las filas en Paraguay, en Perú son normales. Por ejemplo, solo en Santa Cruz son unas 200 cisternas que se mueven, solo para recepción y para despacho deben ser unas 250 a 300, entonces solo en Santa Cruz se mueven diariamente unas 500 cisternas. Obviamente, deben esperar en garajes, afuera de las plantas, en calles y avenidas, es normal”, remarcó.

Vía La Razón

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com