El comandante departamental de la Policía de La Paz, Edgar Cortez, informó que la autopsia realizada a las dos niñas encontradas sin vida en su domicilio, en la zona de Obrajes, determinó que fueron intoxicadas presuntamente por su madre, quien después del hecho se suicidó.

“La Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen se ha constituido al lugar (Obrajes) y ha realizado toda la actividad investigativa, tomando en cuenta que existen varios indicios que se tienen que colectar (…). La autopsia determina que la causa de la muerte fue anoxia, edema encefálico y pulmonar, intoxicación por determinar en laboratorio”, informó el jefe policial.

La Policía realizó el levantamiento legal de tres cadáveres, dos menores de cuatro y siete años, y de una mujer, quien sería su madre de 33 años.

Según la investigación preliminar, sería la progenitora quién dio una sustancia tóxica en una gaseosa a sus tres hijas, para luego quitarse la vida.

La tercera víctima es una adolescente de 13 años, quien sobrevivió porque no ingirió toda la bebida por “el mal sabor que tenía”. Fue trasladada a un hospital, pero más tarde fue dada de alta, bajo observación médica y protección por el trauma que sufrió.

La Fiscalía activó la investigación por doble infanticidio, seguido de suicidio. La familia había sufrido la reciente muerte del padre, lo que posiblemente, derivó en una crisis.

Con este reciente caso, suman 12 infanticidios que enlutan a las familias bolivianas en este 2024. En menos de una semana, se registró otro doble infanticidio en el departamento de La Paz que estremece a la población.

El martes 5 de marzo, en un domicilio de la zona Ciudad Satélite de El Alto, se suscitó un doble infanticidio, y un intento de feminicidio.

El autor del macabro hecho fue César Guillermo Tezanos Pinto Vargas, quien terminó con la vida de sus hijos, César y Daniel, de dos y cuatro años.

Según la investigación, los padres discutieron por problemas legales y de custodia de sus hijos. Tezanos Pinto Vargas entró a la cocina, sacó un cuchillo, atacó a la madre, y luego ingresó al dormitorio de los niños y los degolló.

El doble infanticidio quedó registrado en las cámaras de seguridad de la vivienda, el infanticida se sometió a un juicio abreviado, fue sentenciado a 30 años de prisión y ahora está en la cárcel de máxima seguridad Chonchocoro, ubicada en el municipio altiplánico de Viacha.

Social Media Auto Publish Powered By : XYZScripts.com